Hacia una mirada integral de la situación de la infancia: Sistema Integral de Monitoreo del Crecimiento, Desarrollo y Bienestar Infantil (SINADIBI) 1

September 24, 2017 | Author: Víctor Espinoza Ortiz de Zárate | Category: N/A
Share Embed Donate


Short Description

1 Hacia una mirada integral de la situación de la infancia: Sistema Integral de Monitoreo del Crecimiento, Desarr...

Description

Hacia una mirada integral de la situación de la infancia: Sistema Integral de Monitoreo del Crecimiento, Desarrollo y Bienestar Infantil (SINADIBI) 1 Alicia Canetti, Ana Cerutti y Alejandra Girona. Centro Interdisciplinario de Infancia y Pobreza. Espacio Interdisciplinario. Universidad de la República

Correo electrónico: [email protected]

Resumen: Existe amplio consenso en la necesidad de promover el bienestar de la infancia, con suficiente evidencia de los costos individuales y sociales atribuibles a su postergación. Uruguay ha hecho esfuerzos para profundizar

en

políticas de

infancia con el correlato de una necesidad de medir su impacto y analizar en qué medida éstos se traducen en avances en la protección y promoción del bienestar infantil. La medición del bienestar infantil es un área de estudio relativamente nueva,

de gran complejidad, con muchas definiciones sobre cuáles son sus

principales dimensiones y sus formas de operacionalizarlas. A nivel internacional se han creado indicadores que permitan la comparabilidad pero, como señala R. Myers, estos intentos pueden dejar de lado o subestimar aspectos nacionales de particular importancia. Se presenta una propuesta de monitoreo multidimensional del desarrollo y bienestar infantil, elaborada por el Centro Interdisciplinario de Infancia y Pobreza –Ei-Udelar, sostenida en evidencia científica nacional e internacional, que permita también analizar cómo se comporta en el tiempo la brecha que hoy separa a niños de diferentes sectores. Incluye indicadores considerados en otros instrumentos de uso nacional, regional o internacional, lo que permite realizar análisis comparados. Palabras clave: bienestar infantil, pobreza, indicadores

1

Trabajo presentado en las XIII Jornadas de Investigación de la Facultad de Ciencias Sociales, UdelaR, Montevideo, 15-17 de setiembre de 2014) 1

I. INTRODUCCIÓN Existe en la actualidad un amplio consenso en la necesidad de promover el bienestar de la infancia, no sólo desde una perspectiva ética y de derecho sino también desde un enfoque de desarrollo humano. Hay suficiente evidencia de los costos individuales y sociales atribuibles a la postergación del bienestar de la infancia, tanto afectando la situación actual de ese sector de la sociedad como generando consecuencias en una amplia gama de resultados en la vida adulta y en el desarrollo social global. Problemas en el desarrollo y aprendizaje, menor nivel de competencias y expectativas, menor productividad y peores ingresos, mayores

tasas de

desempleo, mayor dependencia de la seguridad social, aumento de la frecuencia de problemas comportamentales y delictivos, consumo de drogas y alcohol , niveles más elevados de

embarazos en adolescentes, problemas de salud física,

enfermedades crónicas y aumento en los costos sanitarios, han sido asociados a bajos niveles de bienestar en la infancia, particularmente en un contexto de pobreza infantil.(Terra 1986; GIEP 1996, 2000, 2004, 2007, 2013; Chowdry, H. et al 2009 )

En las últimas décadas Uruguay ha reconocido esta necesidad de poner énfasis en la situación de la infancia y se han hecho esfuerzos para profundizar en políticas, universales y focalizadas, dirigidas a mejorar la situación de los niños. También se ha puesto énfasis, al menos desde lo discursivo, en la necesaria interconexión de dichas políticas, aún en ausencia de un sistema único de protección a la infancia. Como correlato de estos esfuerzos por parte del Estado, y por ende de la sociedad en su conjunto, existe una necesidad de medir su impacto y analizar en qué medida éstos se traducen en avances en la protección y promoción del bienestar infantil. La medición del bienestar infantil, sin embargo, es un área de estudio relativamente nueva, de gran complejidad, existiendo al respecto muchas definiciones sobre cuáles son las principales dimensiones que están implícitas en esta noción o constructo y sus formas de operacionalizarlas. A nivel internacional se han creado diversos indicadores que permitan la comparabilidad entre países, identificando los puntos fuertes y débiles de cada país (Lippman 2005). Sin 2

embargo, como señala R. Myers (2003), estos intentos de comparabilidad muchas veces pueden dejar de lado o subestimar aspectos nacionales de particular importancia. Por otra parte, algunos autores han cuestionado,ya desde los años 60’s, que para organizar sistemas de indicadoresse parta de lo que ofrecen las oficinas de estadística y los datos que éstas dispongan se reagrupen, reexploten y se asuman como indicadores. Se ha señalado que este tipo de trabajos carecen generalmente de fundamentación teórica y de una teoría de medición, aún reconociendo su valor informativo (Casas 1989). Si bien se trata de un constructo teórico aún débil, existe cierto consenso emergente de que el bienestar infantil es multidimensional, debe incluir dimensiones de bienestar físico, emocional y social; centrarse en la vida inmediata de los niños y no sólo considerar sus vidas futurase incorporar medidas subjetivas así como objetivas (Statham J, Chase E2010; Canetti et al 2012)

II. LA IMPORTANCIA DE CONOCER LA SITUACIÓN DE LA NIÑEZ Durante siglos los niños constituyeron un grupo social invisibilizado y discriminado, como señala Philipe Ariés (1960).

Sus necesidades estaban

totalmente sumergidas tras las necesidades del grupo social dominante, el de los adultos. Diversos motivos, histórico- sociales, ético- normativos, científicos, han ido acrecentando la necesidad de enfatizar en este sector particular de la sociedad. Se ha señalado que la consideración de la infancia como sujeto particular de análisis y como objeto de atención se relaciona con el desarrollo de una serie de marcos que han cobrado fuerza en las últimas décadas y que es necesario considerar: Marco normativo: los derechos del niño (la Convención de Naciones Unidas sobre los derechos del niño - CRC, 1989): jerarquiza la visión de equidad. Marco sociológico: una nueva sociología de la infancia que la concibe como una grupo social en sí mismo, con sus propias características sociológicas (Qvortrup 1999; Alanen 2001; Olk 2006). Marco integral complejo del desarrollo infantil: las habilidades de los niños deben ser entendidas en el marco de su desarrollo y bienestar, procesos dinámicos

3

influidos por múltiples factores.

El modelo ecológico puede servir de base para

conceptualizar esta interacción. (Lippman2004; Olk 2004; Stevens et al. 2005). Desde una perspectiva científica, hoy se reconoce que los niños tienen sus propias prioridades, visión del futuro, valoración de las cosas, de los eventos y de las instituciones sociales. (Ben Arieh et al 2007).

En tanto tributarios de

características y necesidades particulares y diferentes de las de los adultos, es fundamental visualizar a los niños como un grupo particular de la estructura social que requiere políticas e indicadores específicos. Otros autores amplían esta idea señalando que para hacer visible a cualquier grupo de población particular, los miembros de este grupo - en este caso los niños - deben ser la unidad de observación (Jensen y Saporiti 1992: 9). Por otro, los expertos en desarrollo infantil han aportado datos que permiten afirmar que el desarrollo, como el crecimiento, está sostenido en una interacción entre genes, ambiente y experiencia y que esta conjunción co- determina la estructura y funcionamiento cerebral, con periodos sensibles y críticos en los primeros años de vida. Lo que se haga en esta etapa de la vida tendrá mejores resultados y será menos costoso social e individualmente que si se hace después. (Shonkoff 2000, 2011) Desde la mirada normativa, existen pronunciamientos que marcan la importancia de este sector social particular: "La verdadera medida del progreso de una nación es la calidad con que atiende a sus niñ@s: su salud y protección, su seguridad material, su educación y socialización y el modo en que se sienten queridos, valorados e integrados en las familias y sociedades en las que han nacido” (UNICEF 2007). III. DE UNA MIRADA DISCIPLINAR A LA VISIÓN INTERDISCIPLINARIA DE LA INFANCIA Considerando que el análisis de la infancia y la niñez implica aproximarse a fenómenos y procesos complejos en tanto humanos y sociales, es claro que se requiere la cooperación y sinergia de distintas disciplinas que converjan hacia una comprensión integrada de las múltiples dimensiones en juego. La visión monodisciplinar de la infancia se puede visualizar claramente revisando algunos conceptos con que se alude a este grupo particular. Si bien los términos 4

infancia y niñez suelen usarse como sinónimos, algunos autores prefieren diferenciarlos para marcar límites disciplinarios. De acuerdo a estos autores, infancia hace referencia a los significados y expectativas culturales relativos a un grupo social particular y niñez a la condición maduracional y evolutiva que comparten niñas y niños concretos” (Vergara 2003:144). De la primera categoría suelen ocuparse disciplinas del campo de las ciencias sociales (sociología, derecho, economía) mientras que de la segunda lo hacen la psicología, medicina, nutrición, biología, etc. (Qvortrup 2012). Frente a esta separación, es indudable que la integración de ambos conceptos infancia y niñez-, respetando sus especificidades, enriquece el

análisis. Esta

necesaria complementariedad supone abarcar conceptos tales como crecimiento, desarrollo, bienestar infantil y familia, además de otros más tradicionalmente analizados, vinculados a dimensiones económicas, culturales y jurídicas. Esta complementariedad puede llevarse a cabo de diferentes formas y con diversos grados de interacción

tanto en el plano académico científico como en el

sociopolítico. El nivel de máxima complementariedad se corresponde con una visión interdisciplinaria que conjugue las diferentes dimensiones en juego. Además del enfoque multidimensional e interdisciplinario, la infancia puede ser concebida como una unidad y analizada desde esa perspectiva global, en un marco social e histórico particular o puede ser desagregada, poniendo atención a sus heterogeneidades. Esto es válido tanto para el enfoque científico como para el político- programático. En esta línea y aludiendo a la necesidad de contar con un índice de pobreza humana, Amartya Sen subraya que además de conocer la condición del conjunto de una comunidad y valuar sus logros como un todo, es necesario poner atención a la situación y evolución de los sectores más desfavorecidos de una sociedad, incluidos los niños. Es en este contexto en el que la noción de pobreza infantil y exclusión adquieren relevancia. Como bien señalan Main y Bradshaw (2012), el bienestar y la privación representan diferentes caras de la misma moneda. Desde la perspectiva de los derechos del niño el bienestar puede ser definido como la realización de los derechos del niño y el cumplimiento de la oportunidad para cada niño de ser todo lo que él o ella puede ser. El grado en que esto se logra se puede medir en términos de resultados positivos para los 5

niños, mientras que los resultados negativos hacen referencia a la privación o la negación de los derechos del niño. IV.ANALIZANDO LAS DESIGUALDADES. MULTIDIMENSIONALIDAD E IMPACTO DE LA POBREZA INFANTIL Los resultados en términos de bienestar de los niños, no son estáticos. Son el producto de la interacción entre los recursos, factores de protección y los factores de riesgo sobre la situación del niño, su familia, los amigos, el contexto escolar y la sociedad en general. Estos factores están cambiando constantemente y los niños con sus capacidades en evolución - crean su bienestar de forma activa por la mediación de estos diferentes factores (Bradshaw 2006). Antonovsky(1987) describe este proceso en su concepto de salutogénesis. Él se pregunta cómo se las arreglan las personas para sobrevivir y mantenerse bien a pesar de estar constantemente confrontados con dificultades y situaciones de estrés. Según este concepto, la gente se mueve en un continuo entre la salud y la enfermedad, en un equilibrio entre la tensión y los recursos. La construcción de la salud y el bienestar es, pues, un proceso cuyos

resultados dependen

del contexto

personal, la

situación interna y externa, las fortalezas y capacidades de la persona. Como subrayan algunos autores (Bradshaw et al 2007) la discusión sobre los conceptos de bienestar de los niños ha sido útil para ampliar el debate sobre la pobreza infantil,desde una perspectiva centrada principalmente en los ingresos a una comprensión más completa de los múltiples factores que influyen en la vida de los niños. Desde esta perspectiva, existe consenso en que la pobreza es el resultado de procesos sociales y económicos –con componentes culturales y políticos – en que las personas se encuentran privadas de activos y oportunidades a los que tienen derecho todos los seres humanos. Asimismo, la pobreza se asocia fuertemente con la exclusión social y la desigualdad, donde muchas veces la capacidad individual para superarla no es relevante ya que no siempre es originada dentro del individuo. La relación de la pobreza económica con resultados o logros desfavorables en términos de salud, bienestar y desarrollo, así como sus posibles intermediaciones o 6

componentes adicionales, han sido estudiadas desde diversos enfoques metodológicos y disciplinarios. Algunos autores, desde el campo de las ciencias sociales se refieren a la privación de activos y oportunidades para ordenar estas relaciones entre fenómenos (Kaztmann, 2001). Sen utiliza categoría como “capacidades y funcionamientos”, para definir y medir el desarrollo humano, en el intento de dar cuenta de la complejidad de la relación entre los aspectos macro y micro del bienestar. Desde el enfoque de derechos se trabaja el concepto de necesidades universales que deben ser garantizadas en términos de satisfactores. En las últimas décadas y desde el campo de la salud, el enfoque de determinantes sociales (Marmot and Wilkinson 2006; CSDH 2008; Li et al, 2009), dirigido a comprender desde una perspectiva epidemiológica las causas de la inequidad en salud con el fin de generar políticas para su modificación, también aporta un modelo de interés para el análisis. (OMS 2007a, 2007b) Todas estos enfoques pueden ser particularmente aplicables al estudio del bienestar, crecimiento y desarrollo infantil. En términos de bienestar, el adecuado crecimiento y desarrollo infantil puede concebirse como logros o resultados (desde una perspectiva sanitaria) o activos o funcionamientos (desde una perspectiva social) o pueden ser interpretados como la satisfacción de necesidades universales (desde un enfoque de derechos). En este proceso, la primera infancia es una etapa cardinal del ciclo de vida, cuando se estructuran las características físicas y psicológicas y las habilidades sociales del individuo, que determinarán sus capacidades para aprovechar las oportunidades o resistir las experiencias vivenciales posteriores (Maggi, 2007). Por tanto el tema de la “igualdad de oportunidades” no pasa sólo por el ingreso, aunque el mismo sea un factor a tener en cuenta, sino también por disponer de las oportunidades interaccionales y ambientales que son fundamentales, entre otros aspectos, para el desarrollo del Sistema Nervioso y por tanto de un psiquismo como requisito básico que permita interpretar la realidad en la que se está inmerso y transformarla. Por este motivo, en su artículo “Desarrollo infantil e integración en la sociedad uruguaya actual” el GIEP (2008) hablaba de una suerte de “biología de la exclusión”, dado lo temprano de su establecimiento.

7

No se puede desconocer la fuerte evidencia científica que muestra el impacto que la pobreza económica y la exclusión social tienen sobre el crecimiento, el desarrollo integral y la salud en la infancia, en particular cuando sus efectos se imponen en forma precoz y continua. Por un lado, existen suficientes datos sobre la estrecha relación entre la pertenencia a sectores de pobreza y problemas físicos, retrasos en el desarrollo (cognitivo, conductual y emocional), fracaso escolar, trastornos de conducta y conducta violenta, abuso de sustancias, etc. que terminan afectando las posibilidades de integración social y económica futuras, reproduciendo los mecanismos en los que se sostiene la pobreza. Pero al mismo tiempo, la mayoría de las investigaciones han mostrado que la pobreza económica no es suficiente para explicar estos efectos y que entre ésta y sus consecuencias actúan mecanismos psicosociales intermediarios que interactúan y potencian el impacto de las carencias materiales. (GIEP 96; Sameroff, 1998; Mathews, 2010) Se ha demostrado que las etapas tempranas de la vida constituyen un período crítico y/o sensible del desarrollo del niño, en particular para su Sistema Nervioso Central. En esta fase de la vida, las experiencias que el niño establece con su entorno y el impacto del ambiente influirán no sólo en la forma de construir su identidad y sus relaciones sino en cómo se estructure y funcione su propio cerebro. (Mustard, 2005; Pollak, 2005; Shonkoff 2000, 2011) Hay suficientes datos que muestran que en este período crítico o sensible del desarrollo se sientan las bases del aprendizaje y la socialización (GIEP, 2008) y que la calidad del ambiente y las experiencias tempranas juegan un papel decisivo. (Knudsen, 2004, Lansdown-G, 2005). Un entorno de privaciones psicosociales, en el marco

de pobreza

económica y exclusión, potencia sus efectos en estas etapas. Investigaciones realizadas en Uruguay (GIEP 1996) han mostrado que entre el 30 al 50% de los niños nacidos en condiciones de pobreza presentan riesgo importante de problemas en su desarrollo psicomotor, así como que este efecto deletéreo empeora a medida que los niños crecen, lo que no sucede en otros estratos sociales. Lamentablemente, diversos datos posteriores recogidos con los mismos instrumentos, han indicado una alarmante estabilidad de las cifras de niños en situación de riesgo para su desarrollo psicomotor en estos sectores. (INFAMILIA-IPES-GIEP 2004, GIEP- ODM-IMM 2008, 2009a, CAIF- PNUD-Equipos Mori 2010) 8

Estos argumentos fundamentan la afirmación de que invertir en la infancia, desde la etapa prenatal, es uno de los puntos claves para ayudar a romper con el circuito de la pobreza y para permitir, al mismo tiempo, tender puentes para la integración social. Junto con la inversión es necesario evaluar o “indicar” el tipo, la magnitud y la duración de los impactos generados.

Indicar es referirse a implicar, ser signo de algo. Bauer (1966) es uno de los pioneros en el uso de indicadores sociales y los define como una forma estadística o cualquier otra forma de evidencia, que ayuda a estudiar dónde estamos parados y hacia dónde apuntamos en relación a nuestros valores y metas. Pero decidir qué indicadores han de usarse es una tarea compleja, en particular en el caso de los niños. En Uruguay, continuando con la investigación de Terra y cols (1987), el Grupo Interdisciplinario de Estudios Psicosociales (GIEP) creó

y perfeccionó

instrumentos de medición del desarrollo infantil (Pauta Breve de Tamizaje y Módulo de Evaluación para niños mayores de 5 años) y definió una serie de indicadores, a partir de los cuales se elaboraron y validaron instrumentos de caracterización del ambiente familiar (Evaluación de Ambiente Familiar y Entrevista Clínica Familiar) y prácticasde crianza (Instrumento en Prácticas de crianza). Estos instrumentoshan sido muy utilizados en sucesivas evaluaciones del Plan CAIF, en el establecimiento de una línea de base por el IPES de la UCUDAL, en diversas mediciones por el CLAEH y Equipos Consultores y en los programas de Uruguay y Canelones Crece Contigo. (Cerutti et al 2014)

Con el conocimiento de factores de riesgo macro y micro sociales y la creación de nuevos indicadores que integren la dimensión psicosocial junto a la socioeconómica, se apunta al esclarecimiento de la interconexión entre la multiplicidad de factores que entran en juego en la construcción de un modelo contextualizado y multidimensional de niñez en situación de pobreza. (Roba 2014)

9

Indicadores de desarrollo y bienestar infantil empleados por el GIEP Áreas/ Instrumentos

Dimensiones exploradas Lenguaje/ gnosias visuales

Desarrollo infantil

Coordinación- praxias Motricidad

Pauta breve de tamizaje (GIEP,1998)* (A partir de ítems más relevantes del EEDP (Escala de Evaluación de Desarrollo Psicomotor (Lira,1992) y TEPSI (Test de Evaluación Psicomotriz, Haussler y Marchant, 1985)

Módulo de evaluación para niños mayores de 5 años (GIEP, 2008): a

Denominación de figuras

partir de: 

Reconocimiento de figuras

Adaptación Pastorino

de y

Prueba Aurora, el

Equipo

del

realizada CESPA

por

Carmen

(Centro

Psicopedagogie Aprendimento,1986)** 

Copia de figuras de Mendhilarsu.***



Test de Desarrollo de la Percepción Visual (Frostig)****



TEPSI

Studi

Reconocimiento de palabras Repetición de palabras. Silabeo. Memoria lógica. Completamiento de frases. Razonamiento por el contrario. Aspectos cuantitativos. Clasificación. Absurdos visuales. Escritura. Recortado. Lateralidad.

Ambiente familiar

Clima familiar Comunicación Creencias machistas

Instrumento Ambiente Familiar (GIEP,1996)

Toma de decisiones

Entrevista clínica familiar (GIEP,2004)

Sentimientos depresivos Satisfacción de la mujer Satisfacción con el rol parental Percepción del soporte social

Prácticas de crianza

Alimentación perceptiva Juego

Instrumento Prácticas de Crianza (GIEP,2000)

Narrativa Comunicación Puesta de límites Autonomía del hijo Soporte social para la crianza

Extraido de Canetti et al 2013; Cerutti, et al 2014 * A partir de items mas relevantes del EEDP (Escala de Evaluacion de Desarrollo Psicomotor, Lira, 1992) y TEPSI (Test de Evaluacion Psicomotriz, Haussler y Marchant, 1985) ** realizada por Carmen Pastorino y el Equipo del CESPA (Centro Studi Psicopedagogie Aprendimento, 1986) *** Mendilaharsu C, Delfino I y col: Evolucion de la conducta de copia de las figuras geometricas. Act Neurol Latinoam 1970; 16. **** Frostig,M (1966): Test de Developpement de la Percepction Visuelle. Ed. Centre de Psychologie Apliquee. Paris

10

V. LA IMPORTANCIA DE TOMAR EN CUENTA LA OPINIÓN DE LOS NIÑOS Una de las medidas que se ha considerado importante cuando se habla del bienestar de la infancia es el bienestar subjetivo infantil, entendido como el conjunto de percepciones,evaluaciones y aspiraciones de los niñosy las niñas acerca de sus propias vidas (UNICEF España 2012). El bienestar subjetivo se ha relacionado con la percepción de sentirse bien,disfrutar, estar contento y se ha asociado a constructos como la felicidad, la satisfaccióncon la vidao la satisfacción con distintos ámbitos de la vida que han guiado líneas de investigación en este campo.Uno de los principios fundamentales de la Convención de derechos de infancia, definida más recientemente en términos de participación, establece que la opinión de los niños debe ser tomada en cuenta en todos aquellos aspectos que les atañen. Sin duda, los niños pueden y deben ser informantes clave a lahora de analizar su bienestar y de informar y orientar las políticas públicas que les afecta directa o indirectamente. La mayoría de las medidas de bienestar infantil se apoyan en opiniones y percepciones de los adultos pero no incorporan la perspectiva de los niños. Se ha dado importancia a la opinión de los adultos en términos de satisfacción, pero se ha dejado de lado la de los niños bajo el argumento de problemas en la confiabilidad y validez de los datos. En el campo de la psicología la consideración directa de los niños ha sido contemplada para evaluar por ejemplo su desarrollo desde larga data. En cambio, es en años recientes que se han elaborado indicadores sociales e índices de bienestar que contemplan su opinión, aunque éstos generalmente sólo incluyen a población escolar o adolescente (Torney& Brice 1979; Melton 1980, 1983; Melton & Limber 1992; Ochaita, Espinosa &Grediaga1994, Bradshaw et al 2006; Innocenti 2007,)dejando de ladopor ahora a los más pequeños por las propias dificultades que implica la operacionalización de una medida de este tipo. tal como lo señala Lansdown (2005), la capacidad de expresión de los niños existe desde el nacimiento aunque las formas en que lo hace varían según la edad y momentos del desarrollo. La contribución de incorporar la opinión de los niños ha sido tal que ha permitido mostrar los sesgos que puede tener la visión de los adultos sobre determinada situación que los afecta. Diversos autores han señalado la importancia de analizar los datos cuidadosamente y tomar en consideración el 11

denominado sesgo del optimismo vital que hace que en general los niveles de satisfacción percibida tienda a ser alta, por lo que su distribución no suele seguir una curva de normalidad estadística (campana de Gauss), independientemente de las condiciones socio-demográficas. Se ha destacado (Casas F, 2012) que para evaluar la participación y la promoción social de la infancia, son muy importantes determinados indicadores psicosociales (indicadores subjetivos), como por ejemplo: a) Opiniones infantiles sobre temas que les afectan de su vida ciudadana.b) Evaluaciones con ámbitos de sus vidas. c) Satisfacción con los servicios que reciben. d) Percepciones sobre sus derechos. e)Valores que priorizan f) Actitudes y confianza hacia los adultos y las instituciones sociales. Estos indicadores deben ser combinados con otros de carácter más “objetivo” para configurar un panorama más integral de bienestar infantil.

VI. ASPECTOS QUE APUNTA A RESOLVER EL SINADIBI En nuestro país, las políticas y programas sociales, en particular aquellos dirigidos a la infancia, no han resuelto aún algunos de los nudos centrales que aseguren la efectividad de las intervenciones. Si bien se han hecho avances en materia de coordinación intersectorial e interinstitucional, nuestro país se encuentra en etapas muy incipientes de construcción de un “Sistema de Protección Integral de Infancia y Adolescencia” suficientemente integral e integrado, con recursos altamente

calificados

y

adecuadamente

estimulados

para

asegurar

su

permanencia, que incluyan la evaluación como parte indisoluble de los mismos y en el que converjan los diversos proyectos institucionales dirigidos a superar la pobreza. Si bien en los últimos años se ha insistido en la intención de que los programas y sus respectivas evaluaciones consideren el carácter multidimensional del bienestar infantil y del fenómeno de la pobreza y los mecanismos a través de los cuales estas condiciones ejercen su efecto sobre los niños, no se ha logrado aún una

coordinación

intersectorial

e

interinstitucional

que

supere

las

fragmentaciones ni una medida sistemática suficientemente integrada e integrala pesar de la existencia de investigaciones nacionales que apuntan a jerarquizar algunos de estos aspectos. Existen ejemplos de estudios o uso de instrumentos con contenidos muy amplios cuya interpretación y lectura termina reduciéndose a los 12

más tradicionales o restringiéndose fundamentalmente a sectores pobres. También se han implementado

sistemas que incluyen gran profusión de

indicadores sociales, que sin embargo, omitenmuchos aspectos vinculados al desarrollo infantil y a características microsociales del entorno social y familias. Cuando se incluyen, no son adecuadamente interpretados por falta de un cuerpo teórico desde el cual analizar los datos crudos. Este es un ejemplo de cómo las brechas en la interdisciplinariedad se constituyen en obstáculos para garantizar la utilización responsable de la inversión en infancia. La investigación universitaria debe contribuir a que la inversión que la sociedad encara al definirse e implementarse políticas y programas, se sustente en datos empíricos y conocimientos que brinden un panorama global del desarrollo integral y bienestar de la infancia, poniendo énfasis en la comprensión integral y compleja de las desigualdades, en especial aquellas asociadas a la pobreza infantil y sus consecuencias, que permita medir su evolución en el tiempo, que oriente las acciones y maximice los efectos de los recursos invertidos,en el marco de una concepción ética y jurídica de derecho, en la cual la familia debería cumplir un papel fundamental, de acuerdo a la Convención Internacional de los Derechos del Niño y a nuestro Nuevo Código de la Infancia y Adolescencia, aprobado en setiembre de 2004. La propuesta de un Sistema de monitoreo multidimensional del desarrollo y bienestar infantil elaborada por el Centro Interdisciplinario de Infancia y Pobreza del Espacio Interdisciplinario de la Universidad de la República que se presenta, está sostenida en evidencia científica y destinada al uso sistemático y periódico (transversal, longitudinal, secuencial). El sistema incorpora diversos enfoques y permite conjugar la mirada global de la infancia como grupo social y de la niñez como etapa de la vida, apuntando a la vez a la identificación de desigualdades en términos de privaciones, carencias o derechos vulnerados en distintas dimensiones. Incluye indicadores considerados en otros instrumentos de uso nacional, regional o internacional, lo que permite realizar análisis comparados con otras realidades. En su diseño inicial, está dirigido a la evaluación contextualizada del crecimiento y desarrollo integral de 0 a 7 años, con la idea de que en el futuro se continúe luego a 13

través de otras etapas del ciclo de vida y grupos etarios. Como ya se planteó, privilegiar esta primera etapa del ciclo vital se basa en la importancia que tiene este periodo en términos de lo que se define en él y el ahorro social y económico que implica la prevención de todos los problemas que tienen su origen en esta fase. Al respecto Bedregal (2004) señala que “en general el desarrollo es un proceso esencialmente continuo, que se despliega a partir de la acumulación de experiencias en el individuo y donde cada estadio se asienta en la etapa anterior, de manera tal que aquéllas más tempranas son más fundamentales que las más tardías… “ El SINADIBI busca compensar la ausencia de indicadores de procesos psico-socioculturales, construyéndolos a partir de conceptualizaciones consensuadas y apoyándose en modelos multidimensionales y contextualizados. Se enfatiza en aquellos indicadores que intentan dar cuenta de procesos de interacción y socialización, en particular en el entorno familiar y barrial y del contexto cultural del niño, reflejado en creencias y prácticas de crianza, que en conjunto representan los aspectos menos considerados en los instrumentos o sistemas que miden el estado de la infancia (GIEP 2007, Bradshaw 2007,, Canetti et al 2012, Cerutti et al 2014). Contar con un sistema de estas características permitiría no sólo contribuir a una vigilancia y monitoreo integral de la situación de nuestros niños, sino también analizar cómo se comporta en el tiempo la brecha que hoy separa a niños de diferentes sectores (contribuyendo al proceso de fragmentación y exclusión social) y dando no sólo de la situación de quienes proceden de sectores socioeconómicos más desfavorecidos sino también de aquellos procedentes de sectores menos vulnerables, que obviamente no están exentos de problemas. Disponer de estos datos facilitaría, también, la acción en las situaciones tan pronto se produzcan, en un criterio de prevención de riesgos, detección precoz de problemas y tratamiento oportuno, junto a la promoción permanente del bienestar de conjunto de niños y niñas de país.

14

VII. SOBRE LA ELABORACIÓN DEL SINADIBI: SELECCIÓN DE DIMENSIONES, COMPONENTES E INDICADORES Para su elaboración, sostenidas

en

se identificaron dimensiones y variables de interés,

evidencia

científica,

con

sus

respectivas

definiciones

y

operacionalizaciones, poniéndolas a consideración del equipo. Para ello no sólo se revisó la literatura nacional e internacional sino que se analizaron los principales instrumentos de medición de pobreza, privación y bienestar infantil, entre los que destacamos los trabajos de Kaztmann et al (2001), el Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) (Tuñón 2010), el Sistema de Indicadores Múltiples por Conglomerados de Unicef (MICS), el Índice de privación Infantil ( Report Card 10 de Innocenti –UNICEF2012), los indicadores CONEVAL de Mexico (CONEVAL 2010), empleados desde el Ministerio de Desarrollo Social en Uruguay (Zacheo 2013, Informe Económico Financiero 2011), los indicadores del Ministerio de Trabajo

y Pensiones del Reino Unido (HM Government 2012), Nutrición

Perceptiva (OPS 2007) así como los propios instrumentos creados y validados por el GIEP (IPC-GiEP y Ambiente Familiar), probados a nivel nacional y analizados a través de una base de microdatos que reunió diversas investigaciones nacionales que emplearon dichos instrumentos.

Se incorporaron también dimensiones e indicadores surgidos de la discusión teórica sobre los componentes multidimensionales de la pobreza propuestos por Altimir, que incluye aspectos macro, meso y micro, que pudiesen ser testados en la realidad, de modo de profundizar el conocimiento del conjunto de variables que determinan la condición de pobreza y sus efectos sobre los niños. Este autor realiza una desagregaciónde la pobreza que resulta de interés teórico: “Pobreza es, ante todo, un síndrome situacional en el que se asocian el infraconsumo, la desnutrición, precarias condiciones de habitabilidad, bajos niveles educacionales, malas condiciones sanitarias, una inserción ya sea inestable, ya sea en estratos primitivos del aparato productivo, un cuadro actitudinal de desaliento, poca participación en los mecanismos de integración social y, quizá, la adscripción a una escala particular de valores, diferenciada en alguna medida de la del resto de la sociedad” (Altimir, 1978:2)

15

Una revisión y sistematización de estos distintos modelos e indicadores han sido presentados en diversos documentos del Centro Interdisciplinario de Infancia y Pobreza (Canetti, Schwartzmann et al 2013; Roba 2014). Se

analizó la jerarquía de los diversos indicadores considerados, a fin de

seleccionar los definitivos, tomando en cuenta

su validez, confiabilidad,

aceptabilidad y consistencia en la aplicación por diversos operadores. El

producto

es un conjunto de dimensiones, componentes e

Indicadores

identificados y operacionalizados, que cumplan con los requisitos de solidez y facilidad de interpretación y uso. Dimensiones y componentes del SINADIBI DIMENSIONES

COMPONENTES

A LOS ADULTOS 1. SOCIOECONÓMICA 2. VIVIENDA Y CONDICIONES MATERIALES 3. SISTEMAS DE CUIDADO 4. FAMILIA

5. SALUD 6. ALIMENTACIÓN 7. RECURSOS BARRIALES Y MEDIO AMBIENTE 8. COHESIÓN PARTICIPACIÓN

SOCIAL

Y

Ingresos, trabajo, educación, acceso a servicios Tenencia y condiciones de la vivienda, equipamiento Identificación cuidadores, Percepción calidad educativa Composición, clima familiar estimulación cognitiva, emocional y social. Autonomía, limites, tiempo libre , identidad. Género. Trabajo infantil Percepción salud , controles, vacunas, problemas identificados, discapacidad Seguridad alimentaria, alimentación, prácticas crianza-alimentación perceptiva Percepción de satisfacción y seguridad, recursos y accesibilidad , medio ambiente , participación Percepción sobrefuncionamiento democracia, seguridad laboral, confianza social, posición social percibida

A LOS NIÑO/AS EDUCACIÓN SEGURIDAD

PARTICIPACIÓN SALUD

Percepción de la calidad de la institución educativa Percepción de seguridad/inseguridad en el hogar, en el barrio, en la ciudad. Conformidad con el barrio Actividades en las que participa, grado de satisfacción Percepción del estado de salud

16

A este cuestionario se suman mediciones directas del crecimiento y desarrollo infantil a través de medidas antropométricas y pruebas de desarrollo.Estas constituyen nuestras variables independientes. Qué brinda el SINADIBI? 

Sistema de monitoreo multidimensional de la infancia, con integración de diversos enfoques: ecológicos, contextual, interaccional, del crecimiento, de derechos+, de género, de la infancia como grupo social y de las neurociencias.



Permite una mirada global de la infancia como grupo y de la niñez como etapa a la vez que apunta a identificar desigualdades en términos de privaciones, carencias o derechos vulnerados en distintas dimensiones.



Define al niño como unidad de análisis y no sólo al hogar.



Amplía la visión de la niñez más allá de la infancia temprana y de los periodos críticos o sensible (0 a 7 años), pretendiendo ampliarse en el futuro hasta la adolescencia.



Incluye la perspectiva directa del niño mayor de 2 años en varias de las dimensiones analizadas, lo que constituye un aspecto innovador para este tipo de herramientas.



Está destinado al monitoreo sistemático y periódico (transversal, longitudinal, secuencial).



Ofrece insumos para orientar políticas integrales y no fragmentadas, al combinar diferentes dimensiones de análisis para cada niño, en una perspectiva interdisciplinaria e intersectorial.



Incluye indicadores considerados en otros

instrumentos de uso nacional,

regional o internacional, lo que permite realizar análisis comparados con otras realidades. 

De bajo costo, con medidas simples que no requieren herramientas tecnológicas sofisticados, accesible a recursos técnicos no especializados y culturalmente aceptadas.

VIII. LOS DESAFÍOS: El desafío es que esta herramienta se integre a un sistema único nacional de evaluación del estado de la infancia en Uruguay, aplicado de manera periódica y 17

continua y que pueda ser ampliada progresivamente a otros grupos etarios, integrando siempre la opinión de los niños como fuente de información.

Por otra parte se aspira a aplicarlo en el marco de propuestas colaborativas a nivel regional, ofreciendo una mirada más amplia y comparada de la situación de la infancia en América Latina.

Sobre su aplicación. El CIIP se propone aplicar el SINADIBI en el último trimestre de 2014. Se parte de un

universo que corresponde a los niños que viven en el territorio nacional, de 0 a 7 años de edad, estimado para localidades de más de 50000 habitantes en 366.373 niños según datos del Censo 2011. Su primera aplicación se realizará en Montevideo y zona metropolitana, en un universo estimado 132.429 niños, estimándose una muestra de cerca de 1000 casos.

Bibliografía.

Alanen L, 2001. Childhood as a generational condition. In L. Alanen, & B. Mayall (Eds.) Conceptualizing child – adult relations. London: Falmer. Pp. 26–49. Altimir, O. 1978. “La dimensión de la pobreza en América Latina”. E/CEPAL/ L.180. 22 de septiembre de 1978. Santiago de Chile. Antonovsky A. 1987. Unraveling the Mystery of Health. San Francisco: Jossey-Bass. Ariès P. 1987. El niño y la vida familiar en el Antiguo Régimen, Madrid, Taurus, 1987 (v.o. 1960). Bedregal P. y Pardo M. 2004. Desarrollo Infantil Temprano y Derechos del Niño”. Serie Reflexiones: Infancia y adolescencia N°1.UNICEF. Chile. Ben-Arieh A, Frones A I. 2007. “Indicators of Children’s Well being: What should be Measured and Why?” Soc Indic Res, 84:249–250 Bradshaw, J., Hoelscher, P. and Richardson, D. 2006. “An index of child well-being in the European Union”.. Social Indicators Research 80:133-167 Bradshaw, Jonathan, Petra Hoelscher and Dominic Richardson 2007. ‘Comparing Child Well-Being in OECD Countries: Concepts and Methods’. Innocenti Working Paper No.2006-03. Florence, UNICEF Innocenti Research Centre Canetti, A., y Schwartzmann, L. (coordinadoras). Integrantes: De Martino, M., Bagnato, M., J., Roba, O., Girona, A., Cerutti, A., Espasandín, C. y Álvarez, M. 2013. “Crecimiento, desarrollo y bienestar infantil en condiciones de pobreza. Teorías, modelos e indicadores.” Centro Interdisciplinario de Infancia y Pobreza (CIIP) - Espacio Interdisciplinario - UDELAR. En Modelos e indicadores de desarrollo y bienestar infantil. Seminario. Montevideo, EI-UDELAR. CanettI, A; Schwartzmann, , De Martino, , Bagnato, Ma. J, Roba, Ó, Girona, A, Cerutti, A, Espasandín C y Álvarez, M. 2012 "Pobreza infantil: conceptos e indicadores” Revista Digital Universitaria [en línea]. 2 de mayo de 2012, Vol. 13, No.5 [Consultada: 2 de marzo de 2012]. Disponible en Internet: ;

18

Casas, F. 1989. Técnicas de investigación social: Los indicadores sociales y psicosociales. Teoría y práctica. Barcelona. PPU. Cerutti A, Canetti A, Duarte D. Parafita D, 2014 Políticas sociales para la infancia en Uruguay con énfasis en la infancia temprana. Propuestas de monitoreo del bienestar infantil. Documento de Trabajo Nº2. Montevideo: CIIP-EI-UDELAR Código de la Niñez y Adolescencia, aprobado en setiembre de 2004. Poder Legislativo. (En Línea): http://www.parlamento.gub.uy/htmlstat/pl/codigos/codigonino/2004/cod_nino.htm (Consulta 1/8/2014) CONEVAL (Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social). 2010. Metodología para la medición multidimensional de la pobreza en México. (En Línea): h t t p : / / w ww. c o n e v a l . g o b . m x / c m s c o n e v a l / r w / r e s o u r c e / Metodologia_Medicion_Multidimensional.pdfConvención Internacional de los Derechos del Niño CSDH. 2008. Closing the Gap in a generation: health inequity through action on the social determinants of Health. Final Report of the Commission on Social Determinants of Health World Health Organisation: Geneva. De Paul J, Arruabarrena Mª I 1999. “Escalas de Bienestar Infantil de Magura y Moses. Un primer estudio para la validación de la versión española”. Intervención Psicosocial, 1999, Vol. 8, N.° 1 - Pp. 89-107 Informe Económico-Financiero de la Rendición de Cuentas y Balance de Ejecución Presupuestal de 2011. (En Línea):en http://www0.parlamento.gub.uy/htmlstat/cepre/rendicion2011/informe.pdf Casas F y Bello A (coord.) González M, Aligué M, Bertrán I, Montserrat C, Navarro D, GonzálezBueno Uribe G, von Bredow M. 2012. Calidad de vida y bienestar infantil subjetivo en España ¿Qué afecta al bienestar de niños y niñas españoles de 1º de ESO? Universidad de Girona-Unicef. Madrid: UNICEF. GIEP (Bernardi, R.; Schwartzmann, L.; Canetti, A.; Cerutti, A.; Roba.O.; Zubillaga, B).1996. Cuidando el potencial del futuro. El desarrollo de los niños preescolares en familias pobres del Uruguay. GIEP (Grupo Interdisciplinario de Estudios Psicosociales). Dpto. de Psicología Médica de la Facultad de Medicina. Universidad de la República. Montevideo, Uruguay. GIEP.(2000) “Prácticas de crianza, creencias, disponibilidad parental, organización familiar y desarrollo psicomotor. Estudio evaluativo del Programa”Un lugar para crecer y aprenderj ugando. Montevideo”, En Un lugar para crecer y aprender jugando Cerutti y Perez comp. Plan Caif-INAU 2000 p. 51 - 91. GIEP (Alvarez, M, Canetti, A, Navarrete, C, Roba, O, Schwartzmann, L). 2007. ”Desarrollo infantil e integración en la sociedad uruguaya actual.” En: Sobre cercanías y distancias: Problemáticas vinculadas a la fragmentación social en el Uruguay actual. Compiladores: De Martino, M; Morás, LE. Montevideo: Ed. Cruz del Sur, Pp.85-100. GIEP.2004. “Validación de un set de instrumentos de tamizaje del desarrollo infantil y el ambiente psicosocial en sectores de riesgo”. Social. Informe final. Montevideo: Comisión Sectorial de Investigación (CSIC)- UdelaR GIEP-Objetivos de Desarrollo Milenio Montevideo-Intendencia Municipal Montevideo. 2008. Estudio descriptivo y de impacto del Programa Nuestros Niños en los niño/as y sus familias 1ª Fase. Informe elaborado por el GIEP. ODM-Montevideo-IMM-Programa Niuestros Niños. Montevideo GIEP-ODM-IMM 2009a.Estudio descriptivo y de impacto del Programa Nuestros Niños en los niño/as y sus familias. 2ª Fase .Informe elaborado por el GIEP. ODM-Montevideo-IMM-Programa Nuestros Niños Montevideo GIEP 2009b. Proyecto de creación del Centro Interdisciplinario de Infancia y pobreza. Espacio Interdisciplinario, Udelar.

19

GIEP (Alvarez, M, Canetti, A, Navarrete, C, Roba, O, Schwartzman) 2009. Desarrollo Infantil y Fragmentación Social en el Uruguay actual. Serie Primera Infancia. Fascículo 5. Montevideo: INAUPlan Caif-PNUD. pags.43-63. HM Government 2012. Measuring Child Poverty: A consultation on better measures of child poverty. Presented to Parliament by the Secretary of State for Work and Pensions by Command of Her Majesty. November 2012. Printed in the UK by the Stationery Office Limited on behalf of the Controller of Her Majesty’s Stationery Office. (En Línea):http://www.officialdocuments.gov.uk/document/cm84/8483/8483.pdf Infamilia-IPES 2004. Consultoría para la construcción de la línea de base y el diseño del sistema de evaluación del Programa integral sobre Infancia, Adolescencia y Familia. Jensen, A. M., Saporiti, A. 1992. Do children count? Vienna: European Centre for Social Welfare Policy and Research. Kaztmann, R - Filgueira, F. 2001. Panorama de la infancia y la familia en Uruguay. Programa de Investigación sobre Integración, Pobreza y Exclusión Social (IPES) de la Facultad de Ciencias Sociales y Comunicación. Montevideo: Universidad Católica del Uruguay. Knudsen, E. I. 2004. “Sensitive periods in the development of the brain and behavior”. Journal of Cognitive Neuroscience, 16, 1412–1425. Lansdown G. 2005. “La evolución de las facultades del niño”. Florencia: Centro Innocenti UNICEF . (En lóinea) http://www.unicef-irc.org/publications/pdf/EVOLVING-E.pdf Li J, Mattes E, McMurray A, Hertzman, C , Stanley, F. 2009. “Social determinants of child health and wellbeing”. Health Sociology Review 18 (1): pp. 3-11. Lippman L. 2004 Indicators of child, family and community connections.Washington, DC: Office of the Assistant Secretary for Planning and Evaluation, US Department of Health and Human Services. Lippman L. 2005 Indicators and Indices of Child Well - being: A Brief History. A KIDS COUNT Working Paper. Baltimore, Maryland: The Annie E. Casey Foundation Maggi S, Irwin L, Siddiqui A, Poureslami I, Hertzman E, Hertzman C. 2007. “Organization Hub for Early Child Development”. Analytic and Strategic Review Paper: International Perspectives on Early Child Development. Commission on Social Determinants of Health. World Health Organization. Main G. , Bradshaw J. “A Child Material Deprivation Index” Child Ind Res DOI 10.1007/s12187-012-91457) Marmot, M.G. and Wilkinson, R.G. 2006. Social Determinants Of Health. (2nd edition) Oxford University Press: Oxford. Matthews et al. 2010. “Are psychosocial factors mediators of socioeconomic status and health connections? A progress report and blueprint for the future”. Ann. N.Y. Acad. Sci. 1186, 146–173. Melton, G.B. 1980. “Children’s concepts of their rights.” Journal of Clinical Child Psychology, 9, 186-190. Melton, G.B. 1983. Child advocacy: Psychological issues and interventions. New York: Plenum Press. Melton, G.B. y Limber, S. 1992. “What children’s rights mean to children: Children’s own views. “. En M. Freeman y P. Veerman: Ideologies of Children’s Rights. Dordrecht, Países Bajos: MartinusNijhoff, Pp.167-187. Mustard J. F. 2005. “Child development: an experience-based brain development: the scientific underpinnings of the importance of early child development in a globalized world”. Canadian Institute for advanced research.Informe presentado al International Symposium on early child development. Setiembre 27-29. (En línea): http://www.brookings.edu/views/papers/200602mustard.htm Myers R. 2003. Reflexiones sobre indicadores del desarrollo de niños menores de seis años, Teleconferencia, Memorias del Foro Primera infancia y desarrollo. El desafío de la década. Bogotá:

20

Instituto Colombiano de Bienestar Familiar –ICBF Alcaldía Mayor de Bogotá D.C. Departamento Administrativo de Bienestar Social –DABS ,SavetheChildren, Reino Unido, UNICEF, Centro Internacional de Educación y Desarrollo Humano -CINDE. pp. 157-174 Ochaita, E.; Espinosa, M.A. y Grediaga, M.C. 1994. “¿Cómo entienden los niños el derecho a la igualdad? “ Infancia y Sociedad, 27-28, 61-76. ONU. Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos Convención sobre los Derechos del Niño. Adoptada y abierta a la firma y ratificación por la Asamblea General en su resolución 44/25, de 20 de noviembre de 1989. (En Línea): http://www2.ohchr.org/spanish/law/crc.htm Oficina de Investigación de UNICEF 2013. Bienestar infantil en los países ricos: un panorama comparativo, Report Card nº 11, Florencia: Oficina de Investigación de UNICEF, Olk T. 2004 “German children’s welfare between economy and ideology.” In A. M. Jensen, A. Ben-Arieh, C. Conti, D. Kutsar,M. N. G. Phádraig, & H.W. Nielsen (Eds.) Children’s welfare in an ageing Europe (vol. 2). Oslo: Norwegian Centre for Child Research. Olk, T., 2006. “Welfare states and generational order.” En H. Wintersberger, L. Alanen, T. Olk, & J. Ovortrup (Eds.) Childhood, generational order and the welfare state. Exploring children’s social and economic welfare. Odense: University of SouthernDenmarkPress. Pp. 59–90 OMS. 2007a. “A Conceptual Framework for Action on Social Determinants of Health”. A Discussion Paper for the Commission on Social Determinants of Health.Draft. April. OMS. 2007b. “Achieving Health Equity: from root causes to fair outcomes”. Interim Statement.Commission on Social Determinants of Health.World Health Organization. Organización Panamericana de la Salud. 2007. Principios de orientación para la alimentación del niño no amamantado entre los 6 y los 24 meses de edad. Washington, D.C.: OPS, Oxford Poverty and Human Development Initiative 2013. “Uruguay CountryBriefing ,Multidimensional Poverty Index Data Bank. OPHI, University ofOxford. (En línea): www.ophi.org.uk/multidimensionalpoverty-index/mpi-country- briefings/ Plan Caif-INAU, Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo- PNUD, Equipos Mori. 2011 “Evaluación de resultados e impactos del Plan CAIF en relación al desarrollo infantil y el estado nutricional de los beneficiarios”. Informe Final. Montevideo Pollak, S. D 2005. “Early adversity and mechanisms of plasticity: Integrating affective neuroscience with developmental approaches to psychopathology”. Development and Psychopathology 17, 735–752, Qvortrup, J., 1999. “The meaning of child’s standard of living.” En A. B. Andrews,& N. H. Kaufman (Eds.) Implementing the U.N. Convention on the Rights of the Child: A standard of living adequate for development. Westport, CT: Praeger. Qvortrup J. 2012 Conferencia dictada en el V Congreso Mundial sobre Infancia. San Juan Argentina (En línea) https://www.youtube.com/watch?v=be-EV8Fq6q0 Visitado el 3 de agosto de 2014. Roba O 2014 Medición de la Pobreza infantil en Uruguay. Documento de Trabajo Nº1. Montevideo: Centro Interdisciplinario de Infancia y pobreza, Espacio Interdisciplinario-Udelar Sameroff A. 1998. “Environmental Risk Factors in Infancy.” Pediatrics Vol.102, Nº5.Supplement November 1998, Pp1287-1292. Seligson, J.L., Huebner, E.S. y Valois, R.F. 2003. “Preliminary validation of the Brief Multidimensional Student’s Life Satisfaction Scale”. Social Indicators Research, 61, Pp. 121-145. Shonkoff, 2000 From Neurons to Neighborhoods: The Science of Early Childhood Development. Washington, DC, USA: National Academies Press Shonkoff J., Bales S. 2011. “Frame Works Institute Science Does Not Speak for Itself: Translating Child Development Research for the Public and Its Policymakers.” Child Development, January/February 2011, Volume 82, Number 1, Pp. 17–32

21

Statham J. and Chase E 2010. Childhood Wellbeing: A brief overview Briefing Paper 1 august 2010 Wellbeing Research Centre. Stevens et al. 2005. Focus on families: Reinforcing the importance of family. Families with dependent children – Successful outcomes project. Report on literature review and focus groups. Wellington, New Zealand: Families Commission Available at: http://www.familiescommission.govt.nz/download/focus-on-families.pdf. Terra, J. P., Piedra Cueva, E., Roba, O., Haretche, A., Nari, M., Bianco, G.,Cerutti, A. 1989. Los niños pobres en el Uruguay actual. C.L.A.E.H. Serie InvestigacionesNº 59, 60 y 61. Montevideo. Uruguay. Torney, J. y Brice, P. 1979. Children’s concepts of human rights and social cognition. Paper presented at the American Psychological Association. New York. .Citado en Torney-Purta, J. (1982). Socialization and human rights research: Implications for teachers. In Branson, M.S. and Torney-Purta, J: International Human Rights, Society, and the Schools, Washington, DC: National Council for the Social Sciences, Pp.35-48. Tuñón I. 2010 “Determinantes de las oportunidades de crianza y socialización en la niñez y en la adolescencia*. Rev.latinoam.cienc.soc.niñez juv 8(2): 903 - 920, UNICEF 2005. Dar Seguimiento a la Situación de Niños, Niñas y Mujeres. Manual para la encuesta de indicadores Múltiples por conglomerados. NY: UNICEF, División de Políticas y Planificación UNICEF España. 2012. El Bienestar Infantil desde el punto de vista de los niños: ¿qué afecta el bienestar de niños y niñas de 1º de ESO en España?, UNICEF España, Madrid. UNICEF 2007, Pobreza infantil en perspectiva: Un panorama del bienestar infantil en los países ricos, Innocenti Report Card 7, Centro de Investigaciones Innocenti de UNICEF, Florencia.© Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF (Gabriel González-Bueno, Maria von Bredow. Carlos Becedóniz). 2012.Propuesta de un Sistema de Indicadores sobre bienestar infantil en EspañaMadrid: UNICEF. UNICEF Centro de Investigaciones Innocenti 2012, Medición de la pobreza infantil: Nuevas tablas clasificatorias de la pobreza infantil en los países ricos del mundo, Report Card 10, Centro de Investigaciones Innocenti de UNICEF, Florencia. Vergara Ana y Bustos Juan, 2003. Esa Oscura Vida Radiante. Juventud, Infancia y Nuevas Identidades Culturales. Ediciones Escaparate. Chile. P. 144 Zacheo, L. 2013. Avances para la medición multidimensional de la pobreza en Uruguay desde un enfoque de derechos. Taller sobre Índices de Pobreza Multidimensional: buenas prácticas y lecciones aprendidas de Colombia, México y Uruguay. Dirección Nacional de Evaluación y Monitoreo (DINEM), Ministerio de Desarrollo Social de Uruguay – MIDES. Bogotá, Setiembre 2013. (En línea) http://redproteccionsocial.org/sites/default/files/uruguay_presentacion_pm_lz.pptx

22

View more...

Comments

Copyright � 2017 SILO Inc.
SUPPORT SILO